Plantas para el Botiquín

Esta breve selección de plantas medicinales, que se pueden encontrar fácilmente en nuestras tierras, resultan grandes aliadas para el cuidado corporal diario y para los preparados del Botiquín Herbal hogareño.

 

Aloe Vera

(Aloe Vera sin. A. barbadensis)

 

Originaria de África, el Aloe Vera crece a pleno sol, tanto en jardines como en balcones de pisos altos. Tiene dos usos medicinales diferentes:

– El gel transparente contenido en la hoja es útil para casi todos los trastornos cutáneos que requieren suavizantes y astringentes. Tiene una capacidad sorprendente para cicatrizar heridas, úlceras y quemaduras, formando una capa protectora sobre el área afectada y acelerando la curación. Además, mejora las várices. Se utiliza desde hace cientos de años como loción para embellecer el cutis. El efecto protector y curativo del gel también actúa internamente, puede usarse para úlceras pépticas y síndrome del colon irritable.

– La savia amarilla de la base de la hoja se conoce como acíbar. Es un potente laxante, efectivo para constipaciones de curso breve. Provoca una contracción del colon que estimula el movimiento intestinal, unas 8 a 12 horas después de ingerirlo. En pequeñas dosis las propiedades amargas de la hierba estimulan la digestión. En dosis mas altas, el acíbar es laxante y purgante. No debe ser aplicado directamente sobre la piel. Evite su uso durante el embarazo y la lactancia, y también si sufre hemorroides o trastornos renales.

– Para quemaduras y eccemas aplicar generosamente el gel limpio y machacado dos veces al día.

– La tintura extraída del acíbar estimula el apetito, se deben tomar 5 gotas con agua antes de las comidas.

 

Menta

(Mentha x piperita)

 

Tolera tanto el frío intenso del invierno como las altas temperaturas en verano. Puede ser cultivada en tierra, canteros y macetas. Con dos partes de tierra negra, una de arena y una de humus de lombriz.

El origen de la Menta es un misterio pero existe desde hace mucho tiempo (se encontraron hojas secas en pirámides egipcias que datan del 1000 a.C). Muy valorada por los griegos y los romanos. Es reconocida por su capacidad para aliviar gases, inflamación y cólicos, aunque tiene muchas otras aplicaciones. Es excelente para el aparato digestivo, aumenta el flujo de jugos gástricos y bilis, y relaja los músculos abdominales. Reduce náuseas, cólicos, retorcijones, gases, y alivia la irritación intestinal. Al suavizar las mucosas y músculos del colon, detiene la diarrea y calma el colon espástico (causa habitual de estreñimiento). Para mejorar la digestión se bebe una taza de infusión después de las comidas.

Aplicada sobre la piel calma el dolor, alivia la sensibilidad y actúa como antiinflamatoria. Una loción hecha con infusión beneficiará la piel irritada.

Su aceite esencial diluido se usa como inhalante y para fricciones en infecciones respiratorias.

 

Tomillo

(Thymus vulgaris)

 

Estudiada por los herboristas mas reconocidos desde el 1600, ahora se cultiva en todo el mundo por ser un excelente antiséptico y tónico. Se multiplica por semilla o por división de mata en primavera. Prefiere suelos arenosos a pleno sol.

Los componentes de su aceite volátil son altamente antisépticos y antifúngicos. Es expectorante y un tónico eficaz para el sistema inmunológico, especialmente en las infecciones crónicas. La infusión de sabor agradable puede tomarse para infecciones leves de pecho y garganta, y las hojas frescas se mastican para aliviar el dolor de garganta. Se combina con otras hierbas para el asma, especialmente en niños.

Tiene un marcado efecto tónico que apoya el normal funcionamiento del organismo y contrarresta los efectos del envejecimiento.

Aplicado sobre la piel, calma picaduras y mordeduras. También se utiliza para dolores de ciática y reumáticos. Ayuda a tratar el pie de atleta, las aftas y otras infecciones fúngicas, así como la pediculosis.

 

Salvia

(Salvia officinalis)

 

Es una planta de crecimiento rápido, que se reproduce por esquejes o semillas. Prospera en macetas, en una mezcla de arena y tierra, y en jardines con suelo con buen drenaje.

Su nombre botánico latino es la clave de su importancia medicinal. La palabra salvia deriva de “salvare”, que significa salvar. Actualmente se la utiliza como un remedio efectivo para tratar dolores de garganta, mala digestión y períodos menstruales irregulares. También se toma como tónico estimulante suave. Tiene un sabor ligeramente picante, amargo y astringente.

Por su acción combinada – antiséptica, relajante y astringente – es una hierba ideal para tratar todo tipo de dolores de garganta, usándose en gárgaras. También se recomienda para úlceras bucales y dolor de encías.

Es un tónico digestivo y estimulante, se toman 2 ml. de su Tintura Madre, dos veces al día. Por su acción astringente se recomienda en diarreas leves. También es muy carminativa.

Tiene una acción estrogénica, responsable en parte del efecto hormonal de la Salvia, en especial como reductora de la producción de leche materna. Se debe evitar su consumo medicinal durante el embarazo.  Valioso remedio para menstruaciones irregulares y escasas, estimula un flujo abundante. Se sabe que reduce la transpiración, lo que sumado a sus efectos estrogénicos y tónicos lo convierten en una buena compañera para la menopausia. No sólo reduce los “calores”, sino que ayuda al organismo a adaptarse a los cambios hormonales característicos.

Es un potente antiinflamatorio. Además, alivia los espasmos musculares y es antimicrobiana. Las hojas frescas son un remedio útil para primeros auxilios. Se frota sobre picaduras y mordeduras.

 

Caléndula

(Calendula officinalis)

 

Las flores de Caléndula alegran y levantan el espíritu. Se propaga fácilmente de semilla, prospera en casi todos los suelos. Se la puede cultivar en macetas o canteros a pleno sol, también prosperan a media sombra.  

Sus pétalos naranja brillantes son un remedio excelente para la piel inflamada. Sus propiedades antisépticas y curativas ayudan a detener la infección y acelerar la curación de las heridas. Además, es depurativa y desintoxicante y su tintura e infusión se utilizan para tratar infecciones crónicas.

Además de sus propiedades antisépticas, es fungicida, antibacteriana y antiviral. También astringe los vasos capilares, lo que explica su eficacia en casos de cortaduras, heridas y venas varicosas. Se aplica sobre piel enrojecida o inflamada y quemaduras menores, incluidas las de sol. También se utiliza para el acné, sarpullidos y problemas de tipo micótico como el pie de atleta y las aftas.

Es ideal para pieles sensibles, muy útil para la dermatitis del pañal y también para aliviar la irritación del pezón después de amamantar.

Si se usa internamente la infusión o tintura de Caléndula alivia los problemas inflamatorios del aparato digestivo como la gastritis, úlcera péptica, íelitis y colitis.

Desde la antigüedad ha sido considerada una hierba desintoxicante. Ayuda a tratar la toxicidad que subyace en muchas fiebres e infecciones y los trastornos sistémicos de la piel, como el acné y la eccema. También es depurativa del hígado y la vesícula.

La Caléndula tiene un leve efecto estrógeno y suele usarse para aliviar los dolores menstruales y regular el período. La infusión se usa eficazmente como ducha para candidiasis vaginal.

 

Lavanda

(Lavandula officinalis syn. L. angustifolia)

 

Originaria de Francia y el Mediterráneo occidental, se cultiva en todo el mundo. En Argentina crecen todas las variedades. Se propaga por semilla o gajos y necesita sitios soleados. Prefiere los suelos arenosos y poco riego.

La Lavanda es bien conocida por sus efectos calmantes y tranquilizantes, alivia la excitabilidad nerviosa y relaja los músculos. Se utiliza para mitigar el insomnio, la irritabilidad, los dolores de cabeza y la migraña. Ayuda también a aliviar la depresión.

Por su contenido de aceite volátil, se da para combatir la indigestión, cólicos, la pesadez y los gases.

El aceite esencial es un remedio de primeros auxilios invalorable como antiséptico y cicatrizante de quemaduras, heridas y llagas. Frotado sobre la picadura de insectos, calma la picazón y la inflamación. También es apto para el tratamiento de la sarna y la pediculosis. Se alivian los dolores de cabeza masajeando unas gotas en las sienes y con 5 gotas en el baño nocturno, se aplaca la tensión muscular. Propicia un sueño tranquilo.

 

  • Para el insomnio tomar 30 gotas de Tintura Madre diluida en agua, por la noche.
  • Para masajes: diluir 20 gotas en 20 ml. de aceite base y aplicar.
  • Para problemas digestivos: Tomar media taza de su infusión dos veces al día.

 

Manzanilla

(Chamomilla recutita sin. Matricaria recutita)

 

Crece en estado silvestre y también se cultiva en regiones templadas. Puede ser plantada en macetas de buen drenaje, en una mezcla de dos partes de tierra y una de arena, colocada a sol pleno. Se utilizan las cabezas florales frescas o secas. Es una excelente hierba para desórdenes digestivos, la irritabilidad y la tensión nerviosa. Se aplica externamente para tratar varias afecciones, sobre todo beneficia a la piel sensible.

La Manzanilla se viene tomando para problemas digestivos al menos desde el siglo I. Suave y eficaz, es particularmente apta para lxs niñxs. Es valiosa para combatir dolores, indigestión, acidez, gastritis, gases, distensión y cólicos. También se usa para la hernia hiatal, la úlcera péptica, la enfermedad de Crohn y el síndrome del Colon irritable. Elevada efectividad en cólicos infantiles.

Aplicada en pomada u oleato mejora la piel irritada o con picazón, alivia y previene la dermatitis del pañal. Relaja los músculos tensos y doloridos, y alivia las molestias del período. También calma la irritabilidad y especialmente induce el sueño infantil. Para dormir bien se toma una taza antes de acostarse, para niños hacer una infusión de 4 cucharaditas de hierba seca en 500 ml. de agua, colar y agregar al agua del baño.

Externamente puede colocarse en irritaciones,comezón y eczemas de la piel.   También alivia el cansancio ocular.

 

Melissa

(Melissa officinalis)

 

Se propaga por semilla o gajos en primavera, plantar en una mezcla de tierra y abono donde reciba por lo menos 4 horas de sol diarias. Crece sin dificultades en maceta. Las partes aéreas se recogen desde el comienzo del verano tan pronto como se abren las flores, en el pico de concentración de su aceite volátil.

Tiene una larga tradición como remedio tónico, que levanta el espíritu y conforta el corazón. También es bien conocido por ser un excelente calmante del sistema nervioso central, alivia la ansiedad, la depresión leve, el desasosiego y la irritabilidad. Se recomienda tomar ½ cucharadita diluida en agua 3 veces al día. Es un remedio valioso para las palpitaciones de origen nervioso, los problemas digestivos que causa la ansiedad y para tratar el dolor de muelas. Para jaquecas nerviosas se bebe una taza de su infusión 3 veces al día.  

Tiene componentes antivirales, que combaten en particular el virus del herpes simplex, que produce el herpes labial. Si se aplica regularmente su infusión sobre sobre el herpes, el tiempo de cicatrización se reduce a la mitad y se duplica el intervalo de recurrencia.

La Melissa inhibe la función tiroidea, por lo que se recomienda su uso para personas que registran tiroides hiperactivas.

Se puede aplicar el jugo fresco de sus hojas o en ungüento sobre cortes, raspaduras, y picaduras de insectos.

 

Romero

(Rosmarinus officinalis)

 

Crece libremente y es cultivada en todo el mundo. Se propaga por semilla o esquejes y prefiere el clima cálido, moderadamente seco y un sitio resguardado. Ocupa un lugar central en la medicina herbácea.

Es calorífico y estimula la circulación de la sangre a la cabeza, mejorando la concentración y la memoria. También alivia el dolor de cabeza y las migrañas, para esto se recomienda tomar 50 ml. de infusión cada 3 horas. Estimula el crecimiento del cabello al mejorar el flujo sanguíneo al cuero cabelludo. Para potenciar este efecto puede frotar su oleato o infusión sobre el cuero cabelludo.

Es analgésico y antiinflamatorio cuando se aplica sobre la piel. Utilizado como oleato, loción o aceite esencial diluido, alivia los dolores musculares o reumáticos. Sube la presión arterial baja, por lo que es útil para los desmayos y debilidad, asociados con una circulación deficiente.

Por sus propiedades energizantes, ayuda a la recuperación en casos de estrés prolongado y enfermedades crónicas. Levanta el espíritu y es efectivo para la depresión leve o moderada. Se recomienda tomar 2 ml. de su tintura con agua, 2 veces por día. También puede agregarse la infusión o el aceite esencial al agua de baño para una inmersión vivificante.

 

Eucalipto

(Eucalyptus globulus)

Se cultiva en regiones tropicales, subtropicales y templadas de todo el mundo. La plantación intensiva puede ocasionar problemas ecológicos porque absorben grandes cantidades de agua, impidiendo el crecimiento de plantas autóctonas.

Remedio aborigen tradicional para infecciones y fiebres. Es un potente antiséptico muy eficaz para resfríos, gripe y dolor de garganta. También es un fuerte expectorante, apropiado para infecciones de pecho, incluyendo bronquitis y neumonía. El aceite esencial diluido (5 gotas en 10 ml. de aceite base), frotado sobre la piel del pecho y senos paranasales, tiene un efecto calorífico levemente anestésico, y ayuda a aliviar las infecciones respiratorias. El mismo efecto tienen la infusión o la tintura cuando se usan para gárgaras. Para resfríos, agregar 10 gotas del aceite esencial al agua hirviendo y hacer inhalaciones. Para congestión de pecho, agregar ½ cucharadita de tintura a 100 ml. de agua y tomar 2 veces por día.

Tiene, además, propiedades analgésicas, se aplica sobre el área afectada para aliviar las articulaciones reumáticas caracterizadas por dolores y rigidez, así como neuralgia y algunas infecciones bacterianas de la piel.

 

Ajo

(Allium sativum)

 

Se cultiva con facilidad si se entierran los dientes de un ajo fresco con las puntas hacia arriba en los meses de Agosto a Febrero. Se cosecha a fines del verano siguiente. Sus hojas son comestibles.

Es la hierba medicinal ideal ya que es segura para uso doméstico y un poderoso tratamiento para gran cantidad de problemas de salud. Detiene entre muchas otras infecciones, las de la nariz, garganta y pecho. También reduce el colesterol, ayuda en las afecciones circulatorias y baja los niveles de azúcar en la sangre.

Algunos componentes de su aceite volátil son poderosamente antisépticos y antibióticos. Es un excelente remedio para todo tipo de afecciones de pecho, resfríos, gripe e infecciones de oído, y ayuda a reducir el catarro. Las infecciones digestivas responden bien al ajo, y también puede liberar al organismo de parásitos intestinales. Mantiene la sangre fluida, previniendo problemas circulatorios, baja los niveles de colesterol y la presión sanguínea. Puede tomarse junto con antibióticos convencionales como coadyuvante, y para proteger de efectos colaterales.  

Hay que tener precaución antes de dar ajo como medicina a menores de 12 años.

 

Sauce Blanco

(Salix alba)

 

Se halla en zonas templadas y húmedas, como en la orilla de los ríos, no soporta temperaturas extremas.  Se quita la corteza de las ramas jóvenes y se usa fresca o seca. La corteza es gris oscura y muy agrietada.

Famoso como fuente original del ácido salicílico (el precursor de la aspirina), se ha utilizado durante miles de años para aliviar dolores y controlar la fiebre. Es antiinflamatorio, analgésico y astringente. A diferencia de la aspirina no irrita la mucosa estomacal.

Es un excelente remedio para dolores reumáticos y artríticos de espalda y articulaciones como rodillas y caderas. Combinada con otras hierbas y cambios en la dieta, alivia la inflamación, la hinchazón y mejora la movilidad en articulaciones doloridas o crujientes. Para el reumatismo tomar 2.5 ml de tintura con agua, 3 veces por día. O ½ taza de su decocción, 3 veces por día.

Controla la fiebre alta, alivia jaquecas y dolores de cabeza. Beneficia también el tránsito de la menopausia al reducir la transpiración, aliviar “calores” y sudoraciones nocturnas.

  • Información obtenida de la “Enciclopedia de las Plantas Medicinales” de Dorling Kindersley. (1996)