¿Cómo hacer una Tintura Madre?

Las tinturas madres son el resultado de un proceso de maceración de las hierbas en una solución hidro-alcohólica. Es el método que permite conservar las propiedades por más tiempo, su intensidad se preserva intacta durante dos años.

Puede ser administrada en forma oral, una cantidad determinada de gotas diluidas en agua. También puede utilizarse como parte de recetas de cremas (emulsiones).

La proporción de hierba utilizada es de 200 grs. por cada litro de solución. Colocaremos la hierba dentro de un frasco color ámbar (*) de boca ancha, hasta llenar dos tercios del total. Echaremos en primer lugar agua destilada para remojar la planta, y después el alcohol de cereal (de 96 grados). Este es el alcohol con el que se hacen los licores, es perfectamente asimilable en bajas cantidades para nuestro organismo. La proporción de agua destilada y de alcohol de cereal dependen de qué parte de la planta estemos utilizando:

 

  • Para flores: 30% de agua destilada / 70% de alcohol de cereal.
  • Para hojas: 50% de agua destilada / 50% de alcohol de cereal.
  • Para raíces, semillas, frutos y Aloe Vera: 100% alcohol de cereal.

 

Completamos el contenido del frasco dejando un par de centímetros de aire hasta el borde, para poder trasladar y agitar sin que se vuelque.

Tapamos los frascos y etiquetamos con nombre y fecha, reservamos en un lugar oscuro y fresco. Como mínimo esperamos a que macere 14 días, agitando el frasco cada tanto. Como máximo podemos dejarla dos meses, a más tiempo de maceración más concentrado será el extracto. Pasado este tiempo se cuela con un filtro de papel o una tela porosa limpia. Se conserva en frascos ámbar con gotero, con el etiquetado correspondiente.

(*) Si no tenemos frascos color oscuro podemos pintar un frasco transparente, o taparlo con papel o tela, cuidando de que no entre luz.

 

-Dosificación general de Tinturas Madre: 1 gota por Kilogramo de peso, repartido en dos veces al día. Por ejemplo: 60 Kg de peso=60 gotas, las primeras 30 se toman por la mañana y la segundas 30 por la tarde-noche.

Idealmente se toman con el estómago vacío para facilitar su absorción.

Para tratamientos prolongados se recomienda tomar durante 3 semanas y descansar una para completar un ciclo de tratamiento. Durante esta semana la energía debe replegarse hacia el interior, se debe activar la “escucha interna” para determinar el estado del desequilibrio preexistente y evaluar si es necesario seguir con el tratamiento o no. En el caso de que exista la necesidad de proseguir, se recomienda repetir este ciclo (3×1) como máximo dos veces más. Si pasado este tiempo aún persiste el desequilibrio se debe considerar cambiar de hierba o de método.